México, pocos avances en materia del tráfico ilícito de drogas

México, pocos avances en materia del tráfico ilícito de drogas

Estados
Herramientas
Tipografía

El 26 de junio de 1987, la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1987 estableció que este día estaría dedicado a la alerta por el tráfico ilícito de drogas que afecta la soberanía de los países y la seguridad principalmente de los niños y los jóvenes.

fShare
0
Pin It

 En la resolución 42/112 aprobada el 7 de diciembre de 1987 recomiendan medidas adicionales al informe y las conclusiones de la Conferencia Internacional sobre Tráfico Ilícito y Abuso de Drogas de 1987.

En el 2009, Antonio Maria Costa, quien en ese entonces se desempeñaba como Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, señaló en la inauguración de la serie de sesiones de alto nivel de la Comisión de Estupefacientes en su 52º período de sesiones que hay dos enseñanzas para reducir el cultivo de drogas: 

a) restablecer el control gubernamental sobre el territorio, para restablecer la seguridad

b) promover el desarrollo a fin de erradicar la pobreza, y no sólo las drogas.

La rápida reducción del cultivo de opio en el Triángulo de Oro en el último decenio del 2009 (de 190.000 a 30.000 hectáreas) se basó en dos pilares: el crecimiento y la estabilidad.

Sin embargo los mercados mundiales sigueron recibiendo una oferta de 1.000 toneladas de heroína, otras 1.000 toneladas de cocaína y un volumen indeterminado de marihuana, resina de cannabis y drogas sintéticas. 

De acuerdo a la ONU, la economía de las drogas es algo más que simples grupos mafiosos que compran haciendas, empresas y aeronaves. También compran funcionarios, elecciones y partidos. En una palabra, compran poder. Por eso, la industria de la droga representa una amenaza para la seguridad y el desarrollo en países ya golpeados por la pobreza, el desempleo y la pandemia del VIH, tanto en aquellos donde se ubican los cultivos ilícitos (Asia occidental y los Andes), como en aquellos que sirven de tránsito (África occidental, América Central, el Caribe y Europa sudoriental).

Según las estimaciones del organismo internacional, el tráfico ilícito mundial de drogas movía más de 300.000 millones de dólares EE.UU. anuales. Si esa cifra correspondiera al producto interno bruto (PIB) de un país, este se situaría en el lugar 21 del mundo, después de Suecia.

En esa reunión llevada a cabo en el 2009, Antonio Maria Acosta señaló a los estados presentes, que corresponde a los Gobiernos el logro de ambos objetivos: proteger un bien público (la salud), y poner coto a uno de los males públicos más importantes del mundo (el delito). Manifestando que las drogas no son dañinas porque estén fiscalizadas, están fiscalizadas porque son dañinas. El hecho de que algunas transacciones ilícitas sean difíciles de controlar no significa que deban legalizarse. 

De manera acertada dijo: "La historia nos juzgará severamente si no protegemos con mayor eficacia la salud, la seguridad y el desarrollo".

Casi 8 años han pasado desde que se llevó a cabo esa reunión y hoy, México es señalado como el principal país proveedor de drogas de Estados Unidos, de acuerdo al Reporte Anual 2017 de la Estrategia para el Control de los Narcóticos del Departamento de Estado de dicho país.

De acuerdo al informe, la corrupción gubernamental y policial son las principales causas por las que el Estado no ha podido tener avances en la lucha contra el narcotráfico.

En conferencia de prensa efectuada el 18 de mayo de este año en Washington, Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, señaló: "Nosotros, como estadunidenses, tenemos que afrontar que somos el mercado. No hay otro mercado para estas actividades. Si no fuera por nosotros, México no tendría el gran problema del crimen organizado. Debemos asumir esa responsabilidad".

Por su parte, William Brownfield, secretario de Estado adjunto para Narcóticos y Asuntos de Seguridad de EE.UU,  ha declarado que México es responsable por la mayor producción de "heroína, marihuana y drogas sintéticas”. Así como se le adjudica la producción de entre el 90% y 94% de la heroína consumida.

En el 2005, el país tenía un indice de 9.5 homicidios por cada 100,000 habitantes.

A principios de este año, datos del gobierno indicaban que desde el 2006 la cifra de muertes por el narcotráfico ascendía a 33,700. Entre estas bajas están las de los periodistas, como Javier Valdez quien fue acribillado en Culiacán, Sinaloa.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
fShare
0
Pin It